Ser o no ser románticos, esa es la cuestión