Proyecto MAIC: de la experimentación a la experiencia

 

Septiembre de 2017. Seis docentes, del IESO Sierra la Mesta de Santa Amalia nos aventurábamos a hacer y aprender, al mismo tiempo, en el mundo de las metodologías activas, a través del Programa MAIC (Metodologias Activas para la adquisición Interdisciplinar de Competencias). No se trataba de cambiar por cambiar, sino que se trataba de responder a una demanda de intentar dar solución a problemas que venían surgiendo en los dos primeros cursos de ESO años dado que muchos alumnos llegaban si haber adquirido las Competencias Clave. Cuando planteamos la idea, tuvimos que afrontar ciertos problemas de organización, de recursos, pero sobre todo de confianza tanto de compañeros como de familias.

Se trataba de un camino un tanto a ciegas, con la única guía de un par de centros que ya habían andado un tanto dicho camino, y que sabíamos que podía no tener continuidad al curso siguiente si, primero, nosotros mismos, no creíamos en él y si además no conseguíamos convencer a nuestros compañeros y a las familias de nuestro trabajo. Aún la administración tampoco se había hecho eco de estas demandas por lo que tampoco esperábamos contrapartida alguna ni en horario, ni en méritos, ni en remuneración. Pero era necesario que la administración advirtiera la demanda de metodologías activas que, además, pusieran en valor los recursos de los que se venían dotando a los centros, por lo que echar a andar era el mejor reclamo.

Nuestro método se basa en la metodología ABP, tanto en su vertiente de Aprendizaje Basado en Proyectos como en el Aprendizaje Basado en Problemas, a lo que sumamos el Aprendizaje Basado en Servicios para los alumnos de PMAR. Pero más allá de siglas y métodos, tratábamos de poner en práctica una metodología activa que pusiera al alumnado en el centro del proceso de aprendizaje, mediante una actitud alejada de la pasividad que en ocasiones conlleva la docencia directa.  Tomando como base nuestro proyecto anterior “Desafíos 2.0”, del cual ya comentamos en el siguiente artículo, y adaptándolo a la realidad de nuestro alumnado, propusimos distintos retos, problemas, desafíos, juegos,… en fin, temas utilizados como gancho, que pudieran tratarse desde al menos dos áreas para trabajar objetivos y contenidos concretos que la ley nos obliga a impartir, pero partiendo de las Competencias Clave y, en la medida de lo posible, la realidad del alumno. Para todo esto, se hizo necesaria la formación del profesorado del centro para lo cual contamos con el apoyo del CPR de Don Benito- Villanueva y de Cedec.

Ello nos obligó a reorganizar horarios, espacios, grupos, profesorado, a replantearnos construir de cero o, en el menor de los casos,  adaptar, un trabajo que el libro de texto editorial nos ahorraba. El hecho de tratarse de un año de oposiciones, al tiempo que otros docentes preferían esperar a ver resultados, dio lugar a que sólo seis docentes de 32, con el apoyo puntual de PT y AL dentro del aula, nos lanzamos a llevar a cabo el trabajo en tres grupos de 1º ESO. Tomamos 12 horas de trabajo lectivo de seis áreas y las distribuimos en tramos de dos horas para optimizar el trabajo.

Ya en septiembre de 2018, sin la presión de unas oposiciones, nos hemos puesto en marcha con la referencia y la experiencia del trabajo del curso pasado, el apoyo institucional mediante el Programa CITE de la Consejería de Educación de Extremadura y de la inspección educativa. Y, por supuesto, con el conocimiento de otras referencias de otros centros que, poco a poco, van emergiendo de la oscuridad y consiguen que estas experiencias no parezcan rarezas aisladas. En el presente curso escolar nos hemos vuelto a poner en marcha con 20 profesores de un claustro de 32, relacionados directa o indirectamente con el Programa MAIC en 1º ESO, 2ºESO y 1º PMAR, bien impartiendo horas de docencia directa o bien apoyando o desdoblando grupos.

En el presente curso hemos recibido un número importante de profesorado nuevo, del cual percibimos esa necesidad de explorar en otras metodologías. Con la referencia y tutorización del profesorado experimentado el curso pasado, los nuevos docentes ya se han atrevido a crear proyectos y poner en marcha alguno ya creado el curso pasado. Para iniciar a los alumnos en técnicas de aprendizaje cooperativo utilizamos la adaptación que Itziar López (www.entornolalengua.com) hizo del Recurso Educativo Abierto de Cedec “Tiene Truco” en el que los alumnos deben diseñar una campaña publicitaria en torno al trabajo cooperativo con el propósito de difundir en el centro las ventajas del trabajo en equipo.

Pero evidentemente no se trata de un camino fácil. Convencer al profesorado y a las familias sin tratar de vencerlos no es tan sencillo. El miedo al cambio y a perder la zona de confort es crudo. El hecho de que padres y madres confundan memorización con aprendizaje es lógico tras décadas en las que se les ha inculcado esta didáctica. También tenemos el riesgo de que algunos alumnos banalicen la nueva metodología como sólo juego o sólo tomen del proyecto la parte que les resulta más agradable, cuando, en realidad, se les está exigiendo, la mayor parte de las veces sin ellos percibirlo, un trabajo continuo. El hecho de utilizar las nuevas tecnologías exige un mayor control de estos medios, incluyendo el dispositivo móvil, contando con que siempre funcionen para los momentos en los que precisamos de estas nuevas tecnologías.

No obstante, y a pesar de todas estas dificultades y reticencias aún existentes, creemos en este camino y nos anima el hecho de ver, en distintos encuentros y reuniones, que otros centros y otros docentes se muestran dispuestos a probar nuevas metodologías lo que hace que cada vez tengamos menos la sensación de ser los frikis del centro o ser aquel centro raro que va al margen de todo. Ya el año pasado formamos el Grupo CREA junto al IES Jaranda de Jarandilla, IES Val de Xálima de Valverde del Fresno y el IES Extremadura de Mérida, al que se acaba de sumar en el presente curso el IESO Ramón Martínez de Burguillos del Cerro, con los cuales compartidos ideas y experiencias.

Aún nos queda mucho camino que andar y recursos por descubrir. Consideramos clave el apoyo de la administración en el desarrollo de proyectos de metodologías activas que conecten con la realidad en la que vive y crece el alumno. Esperamos que el apoyo de programas institucionales como CITE y otros integrados en INNOVATED ayuden a dar a conocer y construir ideas siempre en favor de nuestro alumnado.

Más adelante, os contaremos cómo ha ido este segundo año de experiencia.

Para más información podéis visitar nuestra web  y nuestro blog donde podéis encontrar información más completa sobre nuestros proyectos así como el desarrollo de los mismos.

COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page