Ambientes de aprendizaje

 

En cualquier narrativa, es de vital importancia el lugar donde suceden los hechos, no quedando este lugar restringido únicamente al espacio físico. En la narrativa del proceso de enseñanza-aprendizaje no pasa desapercibido que existen otro conjunto de variables define ese «ambiente», y es sobre esto sobre lo que queremos reflexionar en este artículo.

Señala el REA Orientaciones metodológicas para el diseño de experiencias de aprendizaje, para referirse a los «Ambientes de Aprendizaje»:

«Junto con las condiciones indispensables para el aprendizaje competencial hay que considerar los entornos educativos donde estos suceden. Según el concepto socio-constructivista del aprendizaje, este es configurado en gran parte por el contexto en que está situado y es construido activamente a través de la negociación social con otros. Dado que el aprendizaje se produce mediante un proceso de construcción mental mediado por las interacciones sociales, es crucial considerar qué entornos lo favorecen y cuáles no.  Desde una perspectiva holística del aprendizaje, la realidad contextual es clave

 

Siempre que llevamos a cabo una experiencia educativa estamos haciéndolo en un contexto concreto en el que el alumnado tiene interacciones estructuradas con el contenido, con los iguales, con los docentes, con los recursos, con las instalaciones y con las tecnologías. Seamos o no conscientes, estos elementos integrantes de cualquier ambiente o entorno de aprendizaje, están presentes en nuestra práctica y las decisiones que tomemos en torno a ellos tienen gran relevancia para que se produzca el aprendizaje

 

Efectivamente «lo social» es vital en estos ambientes de aprendizaje y así en el enfoque socio-constructivista, el aprendizaje se concibe como un proceso activo en el cual los individuos construyen significados y conocimientos a través de la interacción con su entorno y con otros. Esta construcción no ocurre de manera aislada, sino en colaboración con compañeros, expertos y el ambiente que rodea al aprendiz. Así la idea de negociación social se relaciona con la Zona de Desarrollo Próximo, un concepto clave en la teoría de Vygotsky. La ZDP es el espacio entre lo que un estudiante puede hacer independientemente y lo que puede hacer con ayuda. Las interacciones sociales, como las discusiones con compañeros o la colaboración con un mentor, pueden llevar al alumno/a a niveles más altos de comprensión y habilidad.

En cuanto a esas interacciones estructuradas en un contexto concreto podemos detallarlas con algunas cuestiones a modo de ejemplo que pongan de manifiesto la relevancia de las mismas a la hora de tener un buen ambiente de aprendizaje:

  • Interacciones con el contenido. El docente utiliza presentaciones multimedia, hace preguntas y facilita discusiones en clase para involucrar a los estudiantes en el contenido en lo que podría ser una clase magistral interactiva, o bien los alumnos o alumnas eligen o son asignados a proyectos que requieren investigación, aplicación práctica y presentación de resultados, fomentando una inmersión activa en los distintos saberes utilizado una metodología de Aprendizaje Basado en Proyectos.
  • Interacciones con los iguales. Los alumnos y alumnas colaboran en la resolución de problemas, discuten conceptos y presentan sus hallazgos, promoviendo el aprendizaje entre pares en un trabajo en grupo de forma cooperativa dentro del aula, o usan plataformas virtuales que les permiten participar en discusiones, compartir recursos y colaborar en proyectos fuera del aula física.
  • Interacciones con los docentes. Los docentes se reúnen individualmente con sus estudiantes para revisar su progreso, abordar preguntas específicas y proporcionar orientación en una tutoría personalizada o ofrecen retroalimentación detallada sobre tareas y actividades, destacando áreas de mejora y reforzando los aspectos positivos del trabajo de los estudiantes en lo que podemos denominar un «Feedback Constructivo».
  • Interacciones con los recursos. El alumnado accede a recursos digitales para ampliar su comprensión del contenido en páginas web proporcionadas por sus profesores o a recursos analógicos como libros de consulta, o usa herramientas online que le permiten experimentar con conceptos en un entorno virtual, facilitando el aprendizaje práctico, con simulaciones o laboratorios virtuales.
  • Interacciones con las instalaciones. Configuración del aula para facilitar la interacción, con disposición de asientos que favorezca el trabajo en grupo o la participación activa en discusiones en un adecuado diseño del espacio físico y  con un adecuado equipamiento de ordenadores, pizarras electrónicas o proyectores, para respaldar métodos de enseñanza innovadores.
  • Interacciones con las tecnologías. Uso de plataformas educativas que ofrecen actividades interactivas, evaluaciones y recursos multimedia para respaldar el aprendizaje a distancia y  aplicaciones que permiten al alumnado colaborar simultáneamente en documentos y proyectos, fomentando la participación activa y la colaboración

Añadimos también para tener una visión más completa del tema  la investigación La naturaleza del aprendizaje: Usando la investigación para inspirar la práctica, 2016 (adaptación del documento originalmente publicado en inglés en el 2010 por la OCDE The Nature of learning: using research to inspire practice, de Dumont, Hanna; Benavides, Francisco; Istance, David E) donde se señalan 7 principios transversales en los ambientes de aprendizaje para el siglo XXI:

 

 

En definitiva cualquier plan educativo, ya sea una actividad de aprendizaje o cualquier diseño pedagógico, debe incorporar cada uno de estos principios para lograr un aprendizaje efectivo. Estos principios pueden manifestarse en diferentes grados dentro de diversas metodologías, por lo que resulta beneficioso emplear una amplia variedad de enfoques para asegurar el cumplimiento de estos aspectos fundamentales y llegar a tener unos Ambientes de Aprendizaje del S.XXI.

Los Recursos Educativos Abiertos (REA) y los ambientes de aprendizaje están intrínsecamente vinculados, ya que ambos comparten el objetivo de mejorar la calidad de la experiencia educativa. Los REA, al ser accesibles y adaptables, encuentran sinergia en ambientes de aprendizaje que buscan personalizar la enseñanza para adaptarse a diferentes estilos de aprendizaje. Su naturaleza colaborativa también se alinea con la creación de ambientes educativos que fomentan la interacción y el intercambio de recursos entre docentes, enriqueciendo así el entorno de aprendizaje.

En términos de tecnología, los REA pueden integrarse de manera efectiva en plataformas educativas, sistemas de gestión del aprendizaje y otras herramientas tecnológicas utilizadas en ambientes educativos actuales. Además, al ser recursos de acceso gratuito o asequible, contribuyen a garantizar que los estudiantes tengan acceso a materiales educativos de calidad, promoviendo así la equidad en los ambientes de aprendizaje. En conjunto, la combinación de REA y ambientes de aprendizaje potencia la flexibilidad, la colaboración, y la calidad de la experiencia educativa.