Bibliogram. Experiencia de éxito en la biblioteca del IESO Sierra la Mesta

 

Si preguntamos a un grupo de alumnos qué les parece leer, muchos responderán con gestos indescifrables y, en el mejor de los casos, con un simple: “qué coñazo”. Sin embargo, si les decimos que hay un libro que todavía no pueden leer porque son muy pequeños, enseguida se encenderá en ellos una mirada de curiosidad y de interés. Haz la prueba. Y es que no hay nada más aburrido que lo que tenemos que hacer por obligación y nada más atrayente que lo prohibido.

Desde el IESO Sierra la Mesta de Santa Amalia fuimos conscientes de que se necesitaba un cambio en la estrategia de motivación lectora porque la actual llevaba al alumno al rechazo de los libros. Probablemente, poner libros obligatorios fue una medida que se tomó alguna vez porque fuimos incapaces de conseguir que los alumnos leyeran por placer y después se extendió a todos los centros de España, de tal forma que hoy en día es normal que los niños pongan en su agenda “Libros OBLIGATORIOS” del trimestre. Hasta nosotros lo vemos natural. Pero, para nada lo es.

“¿Tú también vas a mandar libros para leer?”, “¿Qué pasa si suspendo el examen del libro?” , “Mis padres me han regalado un libro para mi cumpleaños….pfff”, “Profe, es que a mí leer no me gusta nada…”, “Ya buscaré un resumen, paso de leerme un libro”, “Solo leo porque me lo mandan en el instituto”… Estas frases son bastante habituales entre adolescentes y los profesores nos rompemos la cabeza buscando soluciones para que les guste leer aunque solo sea un poquito.

En Santa Amalia no tenemos un método efectivo pero sí estamos convencidos de que la lectura nunca puede ser obligatoria, al menos en los niveles de ESO. Y teniendo esta idea como estandarte, llegó el momento y nos preguntamos: “Entonces, ¿qué hacemos para que los niños lean?”. Estaba clarísimo…acercarnos a su mundo: el de las redes sociales y dejar que ellos mismos hablasen.

 

Desde el equipo de Biblioteca se creó un programa gamificado al que se bautizó con el nombre de BIBLIOGRAM (acrónimo de biblioteca+Instagram). De forma resumida, Bibliogram es un proyecto que regala puntos a los alumnos que hacen actividades relacionadas con la lectura. Estas actividades, que casi siempre son vídeos o fotografías, son difundidas a través de Instagram de tal forma que todos sus compañeros las ven y las valoran. Entre ellas, encontramos Booktrailers, que como su nombre indica, son trailers de libros. Cuando un alumno crea un booktrailer no solo está demostrando que ha comprendido perfectamente el texto del libro que ha leído sino que está desarrollando todas las competencias al utilizar editores de vídeos y crear una obra auténtica, única y artística.

Lo mismo ocurre cuando se convierten en booktubers. Se ponen frente a su móvil y comienzan a hablar de los libros que les gustan y de los que no tanto. Al principio, creíamos que no iban a ser capaces de realizar esto por la vergüenza que supone, pero, de nuevo, comprendimos que el mundo del adolescente es otro y aunque sean tímidos en clase pueden transformarse en otras circunstancias relacionadas con las redes sociales. Estos pequeños vídeos, que pueden ser muy simples, generan curiosidad en sus compañeros ya que están difundidos por Instagram.

Además de booktrailes y booktubes, los alumnos tienen más formas de usar Bibliogram. Pueden hacer fotografías relacionadas con la lectura o con un libro, hoy en día es muy fácil con la cantidad de aplicaciones, filtros y posibilidades que nos da nuestro móvil. También suman si participan en recitales, obras de teatro o concursos literarios del centro. Lo más importante es que lo vean como algo positivo y entretenido, en ningún caso obligatorio.

La cuenta de Instagram de Bibliogram es @bibliotecasierralamesta.com y se abrió en noviembre de 2018. En menos de dos meses tuvimos 100 seguidores y, actualmente, contamos con 322, la inmensa mayoría son alumnos del centro. Es una cuenta abierta a todo el mundo y pueden verse todos los vídeos y publicaciones desde que se abrió hasta hoy. Intentamos publicar solo fotos o vídeos que tengan que ver con la lectura o con la biblioteca, apartándonos de otras actividades del centro que son publicadas en la red social propia del IESO Sierra la Mesta.

Haciendo balance del curso y los resultados exitosos de Bibliogram, llegamos a varias conclusiones:

  • Una biblioteca no es solo un espacio físico con libros, va más allá, y las redes sociales, en este caso Instagram, nos han ayudado a abrir nuestra biblioteca más allá de sus puertas.
  • Si una biblioteca está llena de libros que nadie quiere leer es como si estuviera muerta. Por eso, hemos escuchado a nuestros alumnos y se han comprado todas las sugerencias que han hecho por medio de Instagram. Este año ha triunfado la poesía y la novela de suspense.
  • Debe haber un profesor o algún responsable que tire del carro y que anime a los alumnos a utilizar los libros sin agobiarles y creando cierta expectación.
  • Una biblioteca debe ser un lugar agradable y cómodo. Hicimos a principios de curso una reforma integral que consistió en:

cambiar el suelo
pintar
poner un mural que diera sensación de amplitud
hacer un expurgo de los libros que nunca jamás se habían leído
comprar plantas
ampliar la colección con libros atractivos para adolescentes
habilitar un proyector y un altavoz
adquirir puffs de colores que han sido muy importantes para la gamificación de Bibliogram
hacer una tarima-escenario con las estanterías que se iban a tirar para que nos diera juego con otras actividades.

  • Debe haber mucha flexibilidad. Si la intención es fomentar la lectura, no podemos decir a un niño que solo puede llevarse uno o dos libros o que lo tiene que traer en 15 días. En nuestra biblioteca te puedes llevar los libros que quieras y tenerlos incluso en verano.
  • La biblioteca es responsabilidad de todos. No se puede encomendar en exclusiva a los profesores de Lengua que mantengan viva la llama del placer de leer, cualquier profesor debería animar y recomendar libros a sus alumnos. Por eso, creamos un cuadrante en donde todos los profesores debían llevar a sus alumnos a la biblioteca, de tal forma que cada clase acude a ella una vez cada 15 días. En esa hora los alumnos sacan libros o realizan alguna actividad relacionada con la lectura.
  • Bibliogram ha sido el complemento perfecto para el programa MAIC (Metodologías Activas para la Adquisición Interdisciplinar de Competencias) con el que trabajamos desde 2017 por proyectos con la metodología ABP. Bibliogram, de forma complementaria, ha sido una actividad perfecta para desarrollar las competencias de nuestros alumnos.

Para finalizar y visto el éxito que ha tenido Bibliogram con la lectura, hemos decidido en este curso ampliar horizontes y extenderlo también a la escritura. Es necesario que los alumnos saquen a la luz sus creaciones y descubran capacidades artísticas que quizá desconozcan en su interior. La intención es preparar la antigua y desusada cafetería, que hoy sirve como almacén, en un espacio de creación artística. Lo que ocurra, nadie lo sabe.

COMPARTE: Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someonePrint this page